Aumentos de hasta 20% en dólares en electrodomésticos

El año 2014 tuvo un recrudecimiento de los niveles de inflación en Argentina, que desde 2007 son superiores a los dos dígitos. En particular, luego de la aceleración devaluatoria de la segunda mitad de 2013, y el salto del tipo de cambio de enero 2014, muchos productos – importados o con componentes importados – aumentaron fuertemente su valor.

Existen herramientas que permiten visualizar los precios de los productos en el pasado, al sacarle “fotos” a las páginas de internet. De esa manera, se pudo buscar de manera fehaciente cuánto cambiaron los precios de un mismo producto, en el mismo lugar de compra y mediante el mismo canal de venta.

 

Los electrodomésticos

Acceder a la compra de un electrodoméstico durante 2014 fue más complicado para la mayoría de los argentinos. Se observaron aumentos por encima de la inflación oficial, de la inflación de consultoras privadas y por encima del crecimiento de los salarios, junto con un clima en el cual se estancó y hasta podría observarse una caída en el nivel total de empleo en la economía.

Por ejemplo, un lavarropas automático hecho en Argentina que el 7 de septiembre de 2013 costaba 2.675 pesos (unos 469 dólares al tipo de cambio oficial de esa fecha, 5.70), en la actualidad cuesta 4.199 pesos (494 dólares al tipo de cambio oficial actual, 8.50). Esto implica un aumento del 57% medido en pesos, o del 5,3% en dólares en tan sólo un año. Cabe aclarar queen ambos períodos aplicaron 12 cuotas sin interés con tarjeta de crédito. Previamente mediante acuerdos de las casas de electrodomésticos con las tarjetas de crédito, en la actualidad mediante el plan “Ahora 12” lanzado por el Gobierno Nacional.

Otro ejemplo. Lavarropas de la competencia de la marca local, también hecho en Argentina. El 5 de septiembre de 2013 costaba 2.245 pesos (393 dólares); ahora cuesta 3.719 pesos (437 dólares). Un incremento del 66% en pesos, o de más del 11% en dólares.

Asimismo, en los últimos 6 meses – barriendo la web – se observan aumentos de precios del orden del 20% respecto a marzo o abril, momento en el cual no se veía aún el impacto de las paritarias 2014. En el ínterin, el valor del dólar casi no se modificó. Un lavarropas – fabricado en Argentina – que costaba 5.409 pesos el 26 de abril de 2014, en la actualidad cuesta 6.429 pesos. Esto es un 19% más.

La comparativa podría ampliarse a otros rubros de electrodomésticos, con idénticos resultados.

 

Autos, ¿para todos?

Un análisis equivalente con los autos muestra similares resultados.

Mientras en noviembre de 2013 el Ford Ka más económico costaba 77.830 pesos (12.970 dólares), en febrero de 2014 no se conseguía por menos de 106.830 pesos (13.700 dólares) y en octubre de 2014 no baja de 132.070 pesos (15.530 dólares), de acuerdo a los datos publicados por la empresa en su sitio web. En el transcurso de 11 meses, el valor más económico de este auto aumentó 70% en pesos y 20% en dólares. En el mismo período los salarios aumentaron algo más del 30% y la inflación medida por los índices de las provincias mostró aumentos del 38%.

Para el caso de Toyota, los aumentos promedio estuvieron cerca del 40% interanual, al comparar las tablas de precios de diciembre de 2013 y octubre de 2014. Por último, Hyundai mantiene sin cambios el valor de sus vehículos. Al ser 100% importados, el precio está fijo pero en dólares, con lo que el aumento que tuvieron fue por efecto precio de la devaluación. Esto hace que desde junio 2013 hasta octubre 2014 el precio medido en dólares fue el mismo, mientras el monto medido en pesos aumentó 59% en el mismo período.

 

Conclusiones

Estos ejemplos muestran varias situaciones: por un lado, esto permite explicar la caída en las ventas de bienes semi durables y durables, dado que los precios aumentaron más que los salarios. A su vez, la caída en los niveles de consumo puede explicarse por una actitud más precautoria de los consumidores, ante un escenario de incertidumbre en el ámbito económico que no existía en años previos.

Por otro lado, hace falta destacar la existencia de aumentos desmedidos de los precios de algunos productos. Queda claro que una devaluación genera aumento de costos, y que la economía argentina cuenta ya con una inercia inflacionaria debido a años de aumentos de precios superiores al 20%, pero nada justifica cómo el precio de ciertos bienes producidos localmente hayan aumentado hasta un 20% en dólares, en tan sólo un año.

 

—–

Artículo redactado para el Blog de Yahoo! Finanzas Argentina. Ver el artículo en el blog de Yahoo! Finanzas «Inflación 2014: ¿qué sector aumentó más dentro de la economía argentina?»

(*) Publicado en el Blog de Yahoo! Finanzas el 27 de octubre de 2014

Deja tu comentario