Nuevo Proyecto de Ley de Abastecimiento: ¿qué es y qué se teme?

El Gobierno Nacional está promoviendo un nuevo paquete de medidas que brindan mayor poder de acción a la Secretaría de Comercio, ampliando las facultades que ya tiene, y reforzandolas en término de posibilidad de imponer precios mínimos, máximos y de referencia. Esto ha generado gran descontento tanto en el arco opositor como en los sectores industriales. ¿Cuánto de ese poder es nuevo, y cuánto ya está cubierto por las leyes actuales?

Paquete de medidas

Con el objetivo de reforzar el control sobre el mercado interno y en especial sobre la cadena de valor y los procesos de producción y comercialización, el Gobierno está llevando adelante una serie de medidas que deberá aprobar el poder legislativo, que permitirían ampliar su capacidad de acción.

En concreto, las medidas a tratar son tres: a) la creación de una nueva instancia de resolución de conflictos para el consumidor; b) la creación de un Observatorio de Precios y disponibilidad de Insumos, Bienes y Servicios, en cabeza de la Secretaría de Comercio, que releve los precios y cantidades producidas y comercializadas en múltiples áreas; y c) la modificación de la actual Ley de Abastecimiento, enfocando en la Secretaría de Comercio la unidad de fiscalización y ejecución, y ampliando su espectro de aplicación.

¿Qué dice la actual Ley de Abastecimiento?

La ley de Abastecimiento actual (Ley N° 20.680) data de junio de 1974, y fue dictada durante la tercera presidencia de Perón. Fue modificada en 24 ocasiones durante los últimos 40 años. Las últimas complementaciones fueron en el 2013 para el sector del trigo y de combustibles, y en 2011 para el servicio de TV paga.

Esta ley actual y de plena vigencia permite al Poder Ejecutivo cualquiera de las siguientes acciones para las actividades de sanidad, alimentación, vestimenta, calefacción y esparcimiento, entre otras:

  • Establecer precios mínimos, máximos o márgenes de utilidad para cualquier etapa del proceso económico
  • Dictar normas que rijan la comercialización, intermediación, distribución y/o producción
  • Obligar a continuar con la producción, industrialización, comercialización, distribución o prestación de servicios, como así también a fabricar productos, dentro de niveles o cuotas mínimas que establezca el Poder Ejecutivo.
  • Modificar provisoriamente aranceles de importación o acordar subsidios cuando sea necesario para asegurar el abastecimiento o prestación de servicios.
  • Prohibir o restringir la exportación cuando lo requieran las necesidades del país.
  • En caso de necesidad imperiosa de asegurar el abastecimiento, el Estado también puede intervenir temporariamente explotaciones agropecuarias, forestales, mineras, pesqueras, establecimientos industriales, comerciales y empresas de transporte.
  • Exigir documentación que pruebe la correcta administración de los negocios.

¿Qué cambiaría con la nueva Ley de Abastecimiento?

Hay que aclarar que a pesar de ser una ley vigente, muchos sectores dudan de la validez legal de la misma para ser implementada plenamente. El Decreto de Necesidad y Urgencia 2284/91 suspendió la plena vigencia de la ley – decreto validado por el Congreso mediante la sanción de la Ley 24.307 -. Existe un debate entre especialistas que plantean que la reactivación legal de la misma nunca ocurrió, razón por la cual no se puede justificar la implementación en la actualidad.

La propuesta actual busca aumentar el rol del Estado para el establecimiento de precios en las distintas etapas del proceso productivo y de comercialización. Para ello, amplía el espectro de actividades incluidas y aplicables a esta ley, incluyendo además de las actividades existentes a la producción, construcción, procesamiento y comercialización.

Entre las modificaciones, exige la publicación de precios de venta y disponibilidad de productos por parte de las empresas, y la capacidad de imponer sanciones a aquellos que discontinúen el abastecimiento o prestación de servicios o productos, o que no presenten la documentación requerida.

Para ellos, se les impondría de penas de hasta $10 millones de pesos, eliminando el arresto como pena por incumplimiento, existente en la legislación actual.

Asimismo, se tomará como factor relevante el tamaño de la empresa en el mercado, para evitar el abuso de posición dominante (posición monopólica). Este último factor ha sido destacado en los últimos años como un tema pendiente a resolver por parte del Gobierno Nacional.

¿Qué se critica?

Básicamente las críticas vienen por el lado de las capacidades que pueda tener el Estado para intervenir en la actividad productiva del sector privado. Pero casi en su totalidad, estas actividades ya están vigentes en la ley actual.

¿A qué se teme entonces?

La idea de modificar una ley que en la actualidad tiene vigencia plena, pero que no se está utilizando, es básicamente el temor a que se comience a utilizar, brindándole un mayor poder a la Secretaría de Comercio en la definición de precios y cuotas productivas en las distintas etapas del proceso económico.

Por lo tanto, pareciera ser que el temor es que se empiece a aplicar lo que actualmente se permite, más que por lo que se está modificando.

—–

Artículo redactado para el Blog de Yahoo! Finanzas Argentina. Ver el artículo en el blog de Yahoo! Finanzas “Nuevo Proyecto de Ley de Abastecimiento: ¿qué es y qué se teme?

(*) Publicado en el Blog de Yahoo! Finanzas el 18 de agosto de 2014 (link a http://ar.finanzas.yahoo.com/blogs/author/ariel-setton/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *