Argentina en «default»: ¿cómo te afecta?

Luego de una serie de enredos que incluyóintermediaciones judiciales, comunicados de prensa mediáticos y detalles técnicos, el resultado del juicio iniciado por el 1% de los tenedores de deuda defaulteada en 2001 deja a Argentina en una posición complicada. La deuda argentina se encuentra al borde del default, pero: ¿cómo te afecta esto en tu vida cotidiana?

Este posible default, ¿es igual al de 2001?

La Argentina del 2001 y la de 2014 tienen pocos puntos en común. La entrada en default puede ser uno de ellos. Pero en cada caso las razones que llevaron al mismo fueron totalmente distintas y prácticamente incomparables.

En 2001 la Argentina debía pagar importantes montos de intereses de la deuda contraída, principalmente, durante la dictadura militar y la década del ‘90, y no encontraba posibilidad definanciamiento internacional que permitiera refinanciar la misma. El nivel de pago de intereses en el total de gasto público se hacía cada vez mayor, y Argentina no contaba con los fondos suficientes para el pago de la deuda. Como consecuencia de su incapacidad – temporal – de pago, dejó de pagar la misma llamándose al defaultpara luego comenzar un plan de renegociación de montos y plazos que se efectivizaron en los canjes del 2005 y 2010, y el acuerdo con el Club de Paris de 2014.

En cambio, en 2014 Argentina – a pesar de tener un faltante de dólares por múltiples razones – tiene la capacidad de pagar todas sus obligaciones de deuda “en ejecución” a los tenedores de deuda reestructurada. Pero a su vez,desde hace años viene afrontando lo que se dio a llamar como “el Juicio del Siglo”, en donde una minoría de acreedores que no desearon ingresar en los diversos canjes encontraron su lugar para hacer negocios, ante la inexistencia de una “ley de quiebras” para los países. Ese juicio tuvo como ganadores a los fondos buitreArgentina no llegó a un acuerdo sobre los montos y plazos a pagar la deuda con estos fondos. Como consecuencia, en la actualidad es una medida judicial la que no permite que los tenedores de deuda argentina cobren los servicios de la deuda que Argentina ya depositó para ellos. Argentina sí cuenta aún con capacidad de pago a los tenedores de deuda reestructurada, pero no llegó a un acuerdo por las vías judiciales y por lo tanto entra en cesación de pagos.

Cabe preguntarse aún si esto puede gatillar el pago de los seguros contra default. Operadores del mercado comentan que los holdouts no decidieron aceptar un acuerdo con Argentina ya que podrían ser poseedores de seguros contra default (Credit Default Swaps en inglés) y tendrían interés en cobrar los mismos – una vez declarado el default por un organismo internacional – como un ingreso adicional al negocio de compra de bonos defaulteados de Argentina.

Argentina probablemente siga depositando los fondos correspondientes a los vencimientos de deuda en ejecución, mientras se encuentre una solución con los fondos buitre.

¿En qué me debería impactar?

Con un acuerdo con los holdouts, Argentina buscaba cerrar el último frente abierto en el ámbito externo. El objetivo final era el de salir al mercado internacional de deuda, para permitir financiar inversiones productivas – nacionales, provinciales y privadas– que necesita la economía para salir del estancamiento productivo, así como también para financiar los próximos pagos de deuda sin recurrir a las reservas internacionales, que en 2015 no serán menores a US$ 11.000 millones.

El fallo adverso, la posibilidad de entrar en default – o como decidan llamarlo – impediría una salida Argentina a los mercados internacionales, obligando a que mantenga la política de pago de vencimientos de deuda con reservas internacionales. Dado que el ingreso neto de divisas no es suficiente para afrontar los pagos, el gobierno debería tomar nuevas medidas que desincentiven – aún más – el uso de divisas.

Asociado a estas nuevas limitaciones, podría darse también un aumento de la cotización del dólar, que haga más caras las importaciones y los servicios del exterior (tales como el turismo), así como aumentar los procedimientos burocráticos formales e informales para acceder al mercado cambiario oficial.

En término del nivel de gasto, la falta de financiamiento interno y externo imposibilitaría la realización de políticas activas del Estado para empujar la actividad productiva y el empleo, como se vino haciendo en los últimos años, que podría traer aparejado una caída en el consumo y en el PBI.

Por último, la falta acceso a financiamiento barato en el exterior dejaría en peor posición a las empresas argentinas con necesidad de acceso al crédito (como YPF), lo que complicaría el proceso para llegar nuevamente el autoabastecimiento energético.

———–

Artículo redactado para el Blog de Yahoo! Finanzas Argentina. Ver el artículo en el blog de Yahoo! Finanzas «Argentina en «default»: ¿cómo te afecta?«

(*) Publicado en el Blog de Yahoo! Finanzas el 1 de agosto de 2014 (link a http://ar.finanzas.yahoo.com/blogs/author/ariel-setton/)

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *