Ganaron los buitres: como afectará la vida cotidiana

El lunes de esta semana la Corte Suprema de Estados Unidos confirmó su rechazo a tomar el caso argentino por el caso de deuda externa en litigio desde el default de 2001. Esto dio un principio de cierre al así llamado “juicio del siglo”, con sentencia a favor de los fondos buitre y en contra de todos los argentinos. El impacto directo de esta medida es la postergación de la salida al mercado internacional del gobierno nacional, provincial y de las empresas argentinas. ¿Cómo podría impactar a uno este hecho sobre la vida cotidiana?

El fallo

La Corte Suprema estadounidense no aceptó considerar la legalidad del fallo del juez Thomas Griesa respecto a la denuncia hecha por el fondo de inversión NML Elliot, poseedor de títulos de la deuda argentina defaulteados en diciembre de 2001.

El fondo solicita cobrar el 100% del capital adeudado por Argentina, más intereses y punitorios desde 2001. Este pedido fue aceptado y convalidado por el juez Griesa e implica un pago de US$ 1.330 millones para el fondo NML, y la posibilidad de que otros poseedores de bonos no reestructurados pidan hasta un total de US$ 15.000 millones a pagar en el muy corto plazo. La decisión del juez Griesa fue que Argentina pagara la totalidad del monto adeudado en efectivo y en 15 días desde la validez del fallo, algo que es prácticamente imposible realizar, por el precedente que sienta para el resto de la deuda en default.

¿Cuánto representa esto para Argentina?

El pago para hacer frente al fondo buitre (US$ 1.330 millones) implica casi 0,25% de todo lo que produce Argentina en un año, equivalente a la producción total de pesca de un año, o el saldo comercial de Argentina de lo que va del 2014.

El saldo a pagar total a deudores pendientes de pago (US$ 15.000 millones) en cambio implica más de la mitad de las reservas internacionales del BCRA (aproximadamente superiores a los US$ 28.800 millones), equivalen a un cuarto de las exportaciones totales de Argentina en 2013 (US$ 81.660 millones), casi dos veces el saldo de balanza comercial de Argentina de 2013 (US$ 8.004 millones), o 1,25 veces el valor de mercado de YPF (US$ 12.700 millones).

Asimismo, en caso que Argentina llegue a un acuerdo voluntario con los fondos buitre (fuera del ámbito judicial del juez Griesa), se abriría la puerta al 92% restante de los acreedores a pedir iguales condiciones, multiplicando el esfuerzo a pagar por parte de todos los argentinos.

[RELACIONADO: Acuerdo con Repsol: el fin de una disputa]

¿Y en qué podría impactarme a mí?

Argentina buscaba cerrar el último frente abierto en el ámbito externo con el objetivo de poder salir al mercado internacional de deuda, para permitir financiar inversiones productivas – nacionales, provinciales y empresariales – y los próximos pagos de deuda que en 2015 no serán menores a US$ 11.000 millones.

El fallo adverso, la posibilidad de entrar en default, y la necesidad de cerrar un acuerdo en el corto plazo con los fondos buitre, pueden  tener implicancias negativas en el corto plazo para todos.

Los buitres saben que en caso que Argentina no pueda salir a los mercados internacionales de deuda, deberá mantener su política de pago de vencimientos de deuda con reservas internacionales. Dado que el ingreso de divisas no es suficiente para afrontar dicho pago, el gobierno debería tomar medidas que desincentiven – aún más – el uso de divisas. Esto podría implicar un aumento de la cotización del dólar, que haga más caras las importaciones y los servicios del exterior (como el turismo), así como también aumentar los procedimientos burocráticos para acceder al mercado cambiario oficial.

En término de gastos, el gobierno nacional y las provincias deberían ajustar el gasto para disminuir los requerimientos de financiamiento interno y externo, lo que podría traer aparejado una caída en el nivel de consumo global y en el nivel de producto.

Por último, la falta de financiamiento externo dejaría en peor posición a las empresas argentinas con necesidad de acceso al crédito (como por ejemplo YPF), lo cual complicaría conseguir nuevamente el autoabastecimiento energético. Consecuencia de ello, podría tener que acceder a convenios de cooperación menos beneficiosos al país con empresas del extranjero, entregando mayor participación accionaria contra el ingreso de dinero fresco.

[RELACIONADO: Dólar turista: del valor oficial al valor del mercado paralelo]

Conclusiones

Desde el Gobierno conocen muy bien los efectos negativos que tendría mantener abierta esta herida en el frente internacional. Es por eso que la próxima semana funcionarios del gobierno participarán de negociaciones con los fondos buitre y el juez Griesa con el objetivo de alcanzar un acuerdo de pago, que permita a la Argentina una salida pronta a los mercados internacionales y que no ahogue la posibilidad de crecimiento del corto, mediano y largo plazo del país.

Los meses de junio y julio de 2014 serán meses que definirán nuestra estrategia de crecimiento para los próximos 10 años.

Artículo redactado para el Blog de Yahoo! Finanzas Argentina. Ver el artículo en el blog de Yahoo! Finanzas “Ganaron los buitres: ¿cómo impacta la vida cotidiana?«

(*) Publicado en el Blog de Yahoo! Finanzas el 18 de junio de 2014 (link a http://ar.finanzas.yahoo.com/blogs/author/ariel-setton/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *